Service

Los relojes de alta gama están creados para acompañar a varias generaciones. Para garantizar la longevidad de su legado y mantener su reloj en perfecto estado, es importante seguir las siguientes recomendaciones de revisión y realizar un mantenimiento con regularidad.

Recomendaciones generales

  • Lea atentamente el manual y siga las instrucciones que se le comentan.
  • Para los relojes con movimiento de cuerda manual, es recomendable darle cuerda todos los días a la misma hora; preferentemente por la mañana.
  • Asegúrese de que el brazalete esté correctamente ajustado al tamaño de su muñeca y que el mismo esa apropiado para el uso que se le quiere dar.
  • No someta al reloj a variaciones extremas de temperatura y a golpes fuertes.
  • Evite usar el reloj durante aquellas actividades que puedan generar vibraciones fuertes y prolongadas. Ejemplo: tenis, golf, ciclismo de montaña.
  • No use el reloj en la misma muñeca que las joyas; de lo contrario, el roce constante entre ellos rallará al reloj.
  • Evite exponer los relojes mecánicos a campos magnéticos; el mismo puede variar el funcionamiento de la pieza.
  • No active los pulsadores, correctores o coronas de mando bajo el agua, ni fuera de ésta si el reloj no está seco.
  • Después de realizar una manipulación en la corona y/o en los pulsadores, asegúrese de que los mismos queden correctamente ajustados.
  • No ajuste la fecha mientras el reloj marque entre las 9 PM y las 3 AM, ya que podría dañar el mecanismo de ajuste de fecha del movimiento.
  • Si posee un reloj mecánico que usa periódicamente, asegúrese de darle cuerda por lo menos una vez al mes; de esta forma atrasa el envejecimiento de los aceites y lubricantes.
  • Enjuague el reloj con agua dulce después de haberlo sumergido en agua de mar o de pileta.

- Reloj a cuerda manual:
Le recomendamos hacerlo todos los días -en la mañana a la misma hora, si es posible- con el fin de generar la energía necesaria para el buen funcionamiento del movimiento durante las siguientes 24 horas.

¡Atención! Al momento de cargar el movimiento, la corona presentará una ligera resistencia, la cual quiere decir que la cuerda está dada completamente. No trate de forzar la misma más allá de esta resistencia ya que el muelle podría romperse, creando la necesidad de la intervención de un relojero para su reposición.

- Reloj automático:
Le recomendamos que use su reloj de forma cotidiana, ya que el movimiento natural de la muñeca lo mantendrá en funcionamiento.

En caso de que el reloj se detenga y usted lo quiera poner en marcha, le aconsejamos que gire la corona unas veinte vueltas para que el mismo arranque con la energía necesaria. De lo contrario, si usted sólo coloca al reloj en hora y lo comienza a usar, el mismo tenderá a atrasar hasta tomar la energía requerida para un buen funcionamiento.

Le aconsejamos realizarlo cuando el funcionamiento del mismo se detenga. Si su reloj está dotado de un sistema de indicación de fin de vida de la pila (EOL), el segundero comenzará a dar saltos cada cuatro o cinco segundos, indicando que la misma se está por acabar.

¡Atención! Es de suma importancia no dejar la pila gastada dentro del reloj; la degradación de la misma podría dañar gravemente el movimiento.

Su reloj es un instrumento de alta precisión que funciona las 24 horas del día todos los días, es decir, varios miles de horas sin interrupción. Es por ello que es necesario realizarle un mantenimiento frecuente para cambiar los componentes gastados y los aceites y lubricantes que se degradan con el paso del tiempo. La frecuencia de mantenimiento varía en relación al tipo movimiento, las condiciones de utilización y el clima. Le recomendamos que efectúe el mismo:

  • Cada 3 o 4 años para un reloj con complicaciones.
  • Cada 4 o 5 años para un reloj mecánico automático o manual.
  • Cada 6 o 7 años para un reloj de cuarzo.

A continuación, encontrará las etapas que conforman un service general:

  • Desmontaje completo de la caja y el movimiento del reloj.
  • Caja: cambio de las juntas y prueba de hermeticidad.
  • Movimiento: limpieza de todos los componentes y reemplazo eventual, lubricación, control del acabado y ajuste, puesta de la esfera y juego de agujas

  • Encajado del movimiento.
  • Prueba de hermeticidad: reloj completo.
  • Control de los ajustes del movimiento.
  • Control de la reserva de marcha.
  • Control final funcional y estético.

Al realizar este servicio en nuestro taller, le ofrecemos un año de garantía a partir de la fecha del control. Aclaración: Quedan excluidos de esta garantía los defectos producidos a causa de accidentes, una manipulación o una utilización inadecuada del reloj o una intervención efectuada por terceros.

La hermeticidad no es permanente, ya que las juntas que garantizan la misma en el reloj pueden deteriorarse debido a cambios de temperatura, golpes fuertes o el contacto con cosméticos (lociones corporales, perfumes, etc.).

Es importante realizar la prueba de la hermeticidad de su reloj:

  • Cada 2 años.
  • Siempre antes de cada periodo en el que se vayan a realizar inmersiones prolongadas.
  • Cada vez que el reloj sea abierto.

Para realizar dicha prueba, efectuamos un servicio de mantenimiento que incluye las siguientes etapas:

  • Desmontaje completo de la caja.
  • Caja y brazalete: limpieza por ultrasonido y protección de la caja, cambio de las juntas, reemplazo o pegado del cristal y prueba de hermeticidad.
  • Cambio de la pila; de ser necesario.
  • Control de los ajustes del movimiento.
  • Encajado del movimiento.
  • Prueba de hermeticidad: reloj completo.
  • Control final funcional y estético.

En dicho mantenimiento, no se efectúa ninguna intervención en el movimiento, excepto un retoque o ajuste. 

A continuación, usted encontrará algunos consejos para garantizar la hermeticidad en su reloj:

  • No manipular la corona y los pulsadores de bajo del agua ya que ésta podría ingresar en la caja.
  • En el caso de los relojes con corona atornillada, es necesario comprobar que la misma esté perfectamente atornillada antes de sumergirse en el agua.
  • Luego de haber sometido el reloj en agua de mar o agua clorada (pileta), le recomendamos enjuagar el mismo con agua dulce y secarlo con un paño no abrasivo.

¡Atención! En caso de observar alguna condensación en el reloj o si el agua ha penetrado accidentalmente en el mismo, tráigalo lo más pronto posible a nuestro concesionario.

Los componentes de acero del movimiento son particularmente sensibles al magnetismo, lo que puede llegar a intervenir en el funcionamiento del reloj.

El magnetismo proviene de la exposición constante de un reloj en torno a campos magnéticos elevados creados por:

  • Cierres magnéticos de: bolsas de mano, estuches de gafas, billeteras, refrigeradores, armarios, entre otros.
  • Teléfonos móviles.
  • Tabletas PC.
  • Sistemas de audio y vídeo.
  • Accesorios de escritorios.
  • Horno micro-ondas.
  • Secadores de pelo.
  • Televisores
  • Entre otros.

¿Cómo afectan los campos magnéticos a un reloj?
La exposición de un reloj a campos magnéticos puede alterar su funcionamiento, ya sea un movimiento mecánico –a cuerda manual o automático- o de cuarzo. 

Aunque estos campos no dañan al reloj, si pueden llegar a alterar su precisión e incluso detener su marcha.

Consecuencias del magnetismo en un movimiento mecánico según la intensidad:

  • Baja intensidad: el reloj se adelanta temporalmente.
  • Media intensidad: magnetiza los componentes del movimiento e interviene en su interacción, efecto que se mantiene hasta que el reloj sea desmagnetizado por un relojero.
  • Alta intensidad: puede detener por completo el funcionamiento del reloj.

En relación a un reloj con movimiento de cuarzo, el mismo puede llegar provocar alguna alteración e incluso -en caso de un campo magnético de alta intensidad- puede llegar a detener su funcionamiento durante unos segundos. Sin embargo, dicha alteración es eliminada una vez que el reloj sale del campo, volviendo a retomar su funcionamiento con normalidad.

¿Cómo puedo saber si mi reloj está magnetizado?
Coloque su reloj mecánico junto a una brújula, si las agujas de la misma comienzan a girar, quiere decir que el reloj está magnetizado. 

¿Qué debo hacer si mi reloj está magnetizado?
Se recomienda confiar el mismo a nuestros relojeros profesionales para ser sometido a un proceso llamado "desmagnetización", el cual no implica riesgo alguno.

¿Cómo combatir el magnetismo?
Se recomienda evitar colocar su reloj cerca de objetos que emitan campos magnéticos, como los mencionados anteriormente.

La piel es una materia viva, sensible y delicada que requiere de mucha atención. Para preservar sus cualidades y conservar la correa el mayor tiempo posible, le recomendamos evitar:

  • El contacto con agua, lociones de cosmética, solventes y cuerpos grasos.
  • La exposición a humedad elevada, que pudiera deformar o decolorar la materia.
  • La exposición prolongada al sol, que podría modificar el color y el estado de la piel.


Recuerde limpiar siempre su reloj con agua dulce y tibia luego de haber sido expuesto al mar o la pileta.

Para prolongar su duración, le aconsejamos evitar:

  • El contacto con productos de cosmética.
  • La exposición prolongada al sol.

La limpieza del mismo debe de realizarse de la siguiente forma:

  1. Enjuáguelo con agua dulce y un poco de jabón.
  2. Séquelo con un paño suave y seco.

En caso de querer realizar una limpieza más profunda, puede hacer uso de un cepillo con cerdas suaves en el  proceso de enjuagado.

Para conservar el mismo en las mejores condiciones, le recomendamos limpiarlo cada seis meses –en caso de usarlo cotidianamente- de la siguiente forma:

  1. Cepille el brazalete con cerdas suaves y agua con un poco de jabón.
  2. Enjuáguelo con agua dulce.
  3. Séquelo con un paño suave y seco.

Le aconsejamos realizar el mismo proceso luego de que el brazalete haya sido sometido al agua de mar o de pileta.

Asimismo, para reducir los efectos del desgaste entre cada eslabón, le recomendamos ajustar al máximo el reloj a su muñeca.